Acúfeno

Toda lo que necesitás saber sobre los acúfenos, el diagnóstico y su tratamiento

¿Qué es el acúfeno?

El acúfeno, también es conocido como tinnitus. Es la percepción de sonido cuando no hay un ruido externo real presente. Es un ruido “fantasma” ya que sin haber un sonido en el ambiente, el paciente lo percibe tanto en un oído, como en ambos o en algún lugar de la cabeza.

Si bien se le conoce comúnmente como “zumbido en los oídos“, también se denomina acufeno o tinnitus.

La palabra tinnitus es de origen latino, que significa “sonar o tintinear”.

Qué es el zumbido

Síntomas del acúfeno

Los síntomas del acúfeno están relacionados con la percepción de un ruido cuando no hay ningún estímulo externo. Pueden incluir estos tipos de ruido en los oídos:

  • Zumbidos en el oído
  • Zumbidos en la cabeza
  • Grillos en los oidos
  • Rugidos
  • Chasquidos
  • Chillidos
  • Timbres
  • Siseos
  • Ruidos
  • Ruido de estática

Este sonido “imaginario” puede variar de tono, calidad sonora y volumen, desde un rugido bajo hasta un chillido alto, y se puede oír en uno o en ambos oídos. En algunos casos, el ruido puede ser tan alto que puede afectar tu capacidad de concentración o de oír un sonido externo. El tinnitus puede estar presente todo el tiempo o puede ser intermitente y/o cambiante.

En algunos casos, los pacientes con acúfeno informan que escuchan algo parecido a sonidos de grillos en la noche dentro de su cabeza o en algún oído. El tinnitus puede ser una afección de la salud aguda (temporal) o una enfermedad crónica (continua).

Los acúfenos pueden ir acompañados de sordera, pero también aparecen en personas con una audición normal. Pero muchas veces no es sordera sino una confusión presentada por escuchar el sonido del acufeno al mismo tiempo que lo que se pretende escuchar.

En algunas ocasiones son síntoma de la enfermedad de Ménière cuando se acompañan de pérdida de audición y vértigo.

Datos estadísticos sobre acúfeno

Millones de personas en todo el mundo experimentan tinnitus, a menudo en un grado debilitante, por lo que es una de las condiciones de salud más comunes en el país. Estudios realizados por la OMS (Organización Mundial de la Salud) estiman que entre el 10% y 20% de las personas en general experimenta algún tipo de tinnitus. Esto es equivalente a entre 750 y 1500 millones de personas se enfrentan contra el tinnitus crónico en todo el mundo. Mientras que un porcentaje más pequeño tienen casos extremos y debilitantes.

En Argentina, estudios del CONICET indican que los datos son similares para nuestro país.

Porcentaje de la población con tinnitus

Tipos de acúfeno

Existen muchos tipos de acúfeno. Y están clasificados de diversas maneras. Algunas clasificaciones son según si se escucha en uno o ambos oídos, el tiempo de padecimiento, el tipo de sonido y más criterios. A continuación te lo detallamos:

Acúfeno agudo

El acúfeno agudo es aquel que lleva menos de 6 meses de duración. Por ejemplo, hay casos de tinnitus agudo producidos por un tapón de cerumen. Al retirar el tapón, puede solucionarse el problema.

Acúfeno crónico

El acufeno crónico o persistente es aquel que lleva más de 6 meses. En algunas personas, el tinnitus no se va, y hasta empeora con el transcurrir del tiempo. Hay casos en el que el síntoma es tan severo que el paciente tiene problemas para escuchar, concentrarse o incluso dormir.

Acúfeno unilateral

El acufeno unilateral es aquel que se percibe en un solo oído. Hay pacientes que perciben el acufeno en el odio izquierdo. Los hay quienes perciben el acufeno en el odio derecho.

Acúfeno bilateral

Los pacientes que perciben el zumbido en ambos oídos o en toda la cabeza padecen de acufeno bilateral. Es normal que un paciente con tinnitus crónico haya empezado con un acúfeno unilateral y luego el sonido se modifique y parezca provenir de toda la cabeza.

Acúfeno pulsátil

El acúfeno pulsátil es un ruido percibido de a pulsos o intervalos regulares. No se percibe como un ruido constante o continuo sino que es intermitente. Suele tener el ritmo de los latidos del corazón.
Por lo general la sintomatología tiene un origen vascular, y estimula al sistema auditivo tal como lo haría un estímulo externo pero con una cadencia parecida al pulso arterial. Es un tipo de tinnitus muy poco frecuente. Solo un 5% de los pacientes con acúfeno tienen este tipo de acúfeno. Nuestro tratamiento para el acufeno no es capaz de tratar este tipo de tinnitus.

Acúfeno objetivo

Definimos como acúfenos objetivos todo sonido percibido por el oído y, por tanto, capaz de estimular la actividad del aparato auditivo, que tiene su origen ubicado internamente en el organismo del paciente. La clasificación como tinnitus “objetivo” se da porque quien examina al paciente es capaz de escuchar el acúfeno al igual que el paciente. Suele estar asociado al acúfeno pulsátil y tener el origen en motivos relacionados con la actividad del aparato circulatorio.

Acúfeno subjetivo

El tinnitus subjetivo, por el contrario, es el que es percibido únicamente por el paciente. El médico o quien lo examina no puede oírlo, pero el paciente si. Esto se da porque el sonido se genera en el cerebro del paciente.

Causas del acúfeno

Las causas frecuentes del acúfeno son de lo más diversas. Pero todos los pacientes con tinnitus subjetivo tienen algo en común: el daño coclear o del órgano de Corti.
Ese daño suele ser en algunas pocas células. Hay que tener en cuenta que cada célula percibe una frecuencia sonora diferente. Si las células dañadas eran las que percibían las frecuencias de 5000 hz por ejemplo, esos sonidos dejarán de “viajar” al cerebro.
Esto produce la desaferentización.

La desaferentización es la interrupción de los impulsos nerviosos aferentes, motivado por cualquier causa. Los impulsos aferentes son los que se transportan desde los órganos sensoriales hacia el cerebro. En este caso, son los que después de percibido el sonido en el oído lo hacen “viajar” hacia el cerebro.
Otra cosa que tienen en común las personas con acúfeno es que también tienen una falencia en el sistema de inhibición. En pacientes sanos, una vez que el nervio fue estimulado con un sonido y deja de estimularse, el nervio se inhibe. (Sin este proceso los sonidos serían acumulativos).
Esta sistema inhibitorio suele tener inconvenientes en personas con acúfeno, como una falla mal adaptativa, como otra causa del acúfeno. Para decirlo en términos sencillos y no con terminología médica, el cerebro trata de compensar esa falta de estímulos en esa frecuencia en particular y deja excitadas a las células que lo percibían de manera continua. O se sobre excitan con un mínimo estímulo.

Tanto la cóclea como las células ciliadas o todo el órgano de Corti son órganos muy nobles y frágiles y de un mecanismo muy complejo. Cualquier golpe o falta de oxígeno por ejemplo son capaces de generarle un daño permanente. Algunos motivos que pueden generar este tipo de daño son los siguientes:

Isquemia

Es la muerte de algunas células o tejidos por la falta de irrigación y oxigenación.

Hipertensión

La presión arterial alta es capaz de generar compresión de los órganos en cuestión y alterar su funcionamiento.

Neurinoma del acústico

El neurinoma del acústico es un tumor que se forma en el conducto auditivo. En muchas ocasiones es capaz de provocar pérdida auditiva en el lado afectado. Esa perdida auditiva puede producir la desaferentización que comentábamos previamente.

Generalmente son tumores que se extraen médica y quirúrgicamente, o se evalúa el aumento de tamaño con diagnósticos por imágenes en forma periódica.

Lesiones de la cabeza o lesiones del cuello

Las lesiones de cabeza y cuello son capaces de dañar el sistema auditivo tanto por golpes, cortes, etc… Es común ver pacientes con acúfeno que comenzaron luego de un accidente en auto o una caída por una escalera.

Cera u oclusión

También son conocidos los casos de acúfenos producidos por acumulación de cerumen en el oído. A menudo más relacionado con el acúfeno agudo.

Música fuerte y acúfenos

Escuchar música a altos volúmenes es capaz de generar un trauma acústico. Ese trauma acústico puede dañar parte del sistema auditivo.

Golpe en la cabeza y acúfenos

Un golpe en la cabeza es capaz de matar las células ciliadas tanto internas como exteriores.

Barotrauma y acúfenos

Una fuerte presión en el ambiente, como una mala compresión en un avión o durante un buceo son capaces de generar una fuerte presión en el oído y dañar gravemente los órganos del oído interno.

Malformación de los capilares

También la malformación de los capilares que irrigan los órganos de la audición puede alterar las funciones del sistema auditivo por falta de oxigenación sanguínea.

Irrigación sanguínea turbulenta

Asimismo la irrigación turbulenta de sangre es capaz de producir acúfenos. A menudo relacionado con el acúfeno pulsátil.

Hipertensión

La presión arterial alta es capaz de generar compresión de los órganos en cuestión y alterar su funcionamiento.

Tumores de cabeza y cuello

Este tipo de afecciones es capaz de deformar, invadir, o modificar los espacios internos de los órganos del oído y las células nerviosas relacionadas con el sistema auditivo. De esta manera se pueden dañar la cóclea o el órgano de Corti.

Envejecimiento del sistema auditivo.

El envejecimiento de los órganos inevitablemente va llevando al daño y muerte de algunas células, lo que resulta irreversible e irrecuperable. El sistema auditivo no es la excepción, por lo que suele haber muchos casos de acúfeno en gente de mayor edad.

Bruxismo y problemas en la ATM (articulación témporo mandiular)

A menudo se relaciona el acúfeno con el bruxismo y problemas de la articulación témporo mandibular, ya que estos pueden generar presión en la zona del aparato auditivo. Y como comentamos antes, la presión, los golpes y la falta de oxigenación podrían ocasionar la muerte celular de sectores en los órganos encargados de percibir determinadas frecuencias.

Otras causas posibles

  • Problemas en la región cervical.
  • Cambios en la cadena de los huesecillos del oído.
  • Enfermedad de Menière.
  • Disfunción de la trompa de Eustaquio.
  • Espasmos musculares en el oído interno.

¿Cuándo debes consultar con un médico?

Siempre que tengas dudas es recomendable acudir a un profesional que pueda evaluarte médicamente de forma profesional. En algunos casos es muy recomendable asistir a la consulta.

Infección en el oido

Si tenés una infección en el oído es importante acudir al otorrinolaringólogo especialista para evitar problemas más graves.

Acúfeno Repentino

Si tenés un acúfeno repentino o súbito consultá a tu otorrino. Hay muchos casos donde el acufeno tratado a tiempo es más fácil de solucionar que un acufeno crónico.

Pérdida auditiva

Si tenés pérdida auditiva te recomendamos que vayas a la consulta. Muchas veces la pérdida auditiva puede derivar en acúfeno.

Mareos o vértigo

Si sentís mareos o vértigo pueden provenir de un problema en el oído interno. En la consulta se ven muchos casos donde el acufeno viene acompañado de vértigo, mareo y pérdidas del equilibrio. Muchas veces puede estar relacionado con la enfermedad de Meniére.

Hiperacusia

La hiperacusia es la disminución de la tolerancia a los sonidos habituales y naturales del ambiente.
La hiperacusia se entiende como la disminución en el rango dinámico del oído. El rango dinámico es la capacidad de adaptación del sistema auditivo de percibir variaciones en los sonidos desde las frecuencias más bajas hasta las más altas.
Aproximadamente el 8% de la población indica tener hiperacusia (Ref. Andersson, G., N. Lindvall et al., 2002).
Visitá a tu otorrino si tenés hipersensibilidad a los sonidos del ambiente.

¿Cómo se manifiesta la hiperacusia?

Aquellos pacientes que padecen hiperacusia perciben los sonidos normales como muy exagerados. Tienen hipersinsibilidad a los sonidos del ambiente.
También les resulta muy molesto el ruido de la vajilla, la voz los chicos pequeños, la bocina de los autos, las conversaciones de varias personas, etc…
Tampoco toleran los ruidos de herramientas y electrodomésticos.

Diagnóstico del acúfeno

Cuando asistas a la consulta con el otorrinolaringólogo, te indicará una serie de estudios para realizarte y así poder llegar a un diagnóstico más acertado.

Audiometría

La audiometría es un examen médico que evalúa la capacidad del paciente para percibir sonidos. Permite evaluar el funcionamiento del sistema auditivo y la capacidad de percibir sonidos en diferentes frecuencias e intensidades. La audiometría se suele llevar a cabo en una habitación acondicionada acústicamente.

Diagnóstico por imágenes

Se suele indicar este tipo de exámenes para verificar la presencia de tumores como el caso del neurinoma del acústico.

Acufenometría

La acufenometría es un estudio que permite identificar la frecuencia sonora del acúfeno. Puede realizarse en la misma cabina utilizada para la audiometría.
En nuestra plataforma podrás realizar la acufenometría de manera gratuita. Gracias a nuestros generadores de tono te ayudaremos a identificar la frecuencia de tu tinnitus.
Una vez identificada podrás realizar la siguiente prueba, llamada prueba de inhibición residual.

Prueba de inhibición residual

La prueba de inhibición residual sirve para comprobar los resultados de la acufenometría. Se utiliza un generador de ruido blanco con un filtro aplicado en la frecuencia resultante de la acufenometría. El paciente escucha el sonido durante 5 minutos aproximadamente. Al finalizar verifica si el acúfeno disminuye de volumen o “lo molesto” durante unos pocos segundos.

THI

El THI (siglas en inglés de Tinnitus Handicap Inventory) o Test de incapacidad del tinnitus en español, permite evaluar la severidad del acufeno. Es un test internacional que consiste en 25 preguntas a las que se responde por “si”, “no” o “a veces”. Esas respuestas suman un número del 0 al 100 siendo 0 el grado más leve y 100 el más grave.

Factores de riesgo

Hay varios factores de riesgo que pueden generar cierta tendencia al padecimiento de acúfenos. Los más importantes son:

  • Exposición a ruidos fuertes. La constante y prolongada exposición puede dañar las células auditivas. Ej., trabajadores de fábricas y talleres, los músicos, las personas que practican tiro.
  • Edad. Cuanto mayor sea la persona menor será su capacidad auditiva. Y como vimos antes esto es un posible desencadenante de los síntomas y generar trastorno en la audición.
  • Sexo. Hay una tendencia mayor de los hombres a sufrir de acúfenos.
  • Problemas cardiovasculares. Quienes padecen trastornos circulatorios en su salud, como hipertensión o ateroesclerosis pueden aumentar el riesgo de acúfeno. Esto se da por poca irrigación, por ende falta de oxígenación en los órganos del oído interno y la consecuente muerte celular.
  • Tabaquismo. Además suele acarrear otros trastornos de la salud.

Prevención del acufeno

Algunos de los factores de riesgo pueden prevenirse fácilmente. Por ejemplo existen protectores de oído económicos para quienes trabajan en entornos muy ruidosos.
Se recomienda limitar al mínimo posible el tiempo de exposición a sonidos de alto volumen. Es recomendable utilizar siempre protección auditiva de calidad.
En recitales, conciertos o lugares en el que los niveles de sonido son más altos que los 85 dB, tomar una pequeña precaución es fundamental. Los tapones de oído son muy livianos, caben en cualquier bolsillo, reducen de 10 a 30 dB y se compran en cualquier farmacia.
También los problemas circulatorios y vasculares pueden prevenirse. Controlá tu presión arterial periódicamente. Realizá los controles médicos de rutina.

Complicaciones asociadas al tinnitus

Está comprobado que el acúfeno afecta la calidad de vida de quien lo padece. Si bien a todos los pacientes los altera de diferente forma todos tienen en común lo siguiente:

  • Afecta la vida social. Tanto de amistades como familiar. Muchos prefieren aislarse y no asistir a reuniones de mucha gente, para evitar Los barullos de las conversaciones.
  • Problemas de concetración. A menudo los pacientes son tan conscientes del acufeno y este tiene un volumen tan alto que resulta muy complejo “sacarlo” de la cabeza y pensar en otra cosa.
  • Dificultades para conciliar el sueño. Por lo general la noche y justo el momento previo al sueño es el momento más silencioso del día. Por eso el acufeno se percibe mayormente de noche. Por el contrario, durante el día, los sonidos de la actividad cotidiana, los ruidos ambientes normales suelen disfrazar o enmascarar el sonido percibido por el acúfeno. No así en pacientes más graves en los que el tinnitus se percibe incluso durante el día por tener un volumen muy alto.
  • Estrés. Todo lo anterior genera estrés en el paciente.
  • Depresión.
  • Angustia.
  • Irritabilidad.
  • Y ansiedad son síntomas asociados al acufeno.

Cura para el tinnitus

Antes de tratar el acufeno, que es un síntoma, el doctor intentará descubrir cualquier enfermedad que no haya sido diagnosticada previamente.

  • Cambio en los medicamentos administrados. Hay medicamentos considerados como ototóxicos, que podrían ser la causa de tu acufeno. Podría ser recomendable reducir o cancelar el uso.
  • Tratamiento cardiovascular o de los vasos sanguíneos.
  • Extracción de la cera acumulada. La extracción de la cera en algunos casos puede reducir o eliminar los síntomas del acúfeno.

Luego, para tratar el síntoma propiamente dicho existen algunas alternativas:

Terapias sonoras

  • TRT o terapia de reentrenamiento del tinnitus. Fue la primera terapia sonora. Se le pedía al paciente que escuche ruido blanco. Esto ayudaba a enmascarar el sonido y en algunos casos lo reducía. Esta terapia ya no se utiliza porque el ruido blanco es rico en altas frecuencias. Se comprobó que a largo plazo esto empeoraba los síntomas. Pero su descubrimiento fue muy importante porque dio paso al descubrimiento de la terapia sonora con muesca a medida y la neuromodulación.
  • Terapia sonora con muesca a medida. La terapia sonora con muesca a medida, también conocida como Taylor Made Notched Therapy, es una terapia para el acufeno (Link a terapia para el acúfeno) consiste en escuchar sonidos y música con un filtro que impide la emisión de las frecuencias en las que se encuentra el acúfeno. Deben realizarse a medida de cada paciente ya que cada paciente tiene el acufeno en una frecuencia sonora diferente.
  • Audífonos. Hay casos en los que la pérdida auditiva es considerable y la mejora en la audición puede mejorar el tinnitus por una reaferentización.
  • De la misma forma que lo anterior, un implante coclear, cuando es indicado, puede mejorar la audición y de esa forma recuperar la reaferentización.

Medicamentos

Los medicamentos no están indicados como cura del tinnitus, pero, en algunos casos agudos o recientes, menores a 6 meses, pueden ayudar a reducir la intensidad de los síntomas o las complicaciones.

Más info sobre la cura del tinnitus

Mientras que algunos dispositivos de generación de sonido que se comercializan frecuentemente ofrecen una selección de sonido genérica, la solución para el tinnitus que brindamos consiste en sonidos totalmente personalizados y diseñados para el paciente y su acúfeno. La aplicación web, a la que se accede con usuario y contraseña, permite reproducir música con muescas especiales y sonidos modificados algorítmicamente.

A diferencia de los audífonos de ruido blanco estándar, la terapia sonora de música con muescas a medida se usa de manera intermitente. Solo durante las sesiones de terapia definidas (una hora diaria como mínimo) o en momentos de necesidad aguda predecible, como antes de acostarse o inmediatamente después de despertarse. Proporcionan un beneficio prolongado después de que se apaga el sonido. Y se logra una disminución del THI

Además, a diferencia de los audífonos de ruido blanco estándar, la música con muescas y los dispositivos de sonido modificados pueden aliviar la carga percibida del tinnitus, incluso después de que se apagan. Al facilitar la habituación, estos productos pueden ayudar al paciente a “apagar” naturalmente la percepción del tinnitus y pasarla a un segundo plano de consciencia.

La eficacia clínica de los dispositivos de música modificada y de sonido modificado varía según el paciente. Pero en general esta terapia parecen proporcionar un alto nivel de alivio a la mayoría de los pacientes, aproximadamente un 85% de quienes son tratados de esta forma. Los resultados óptimos suelen requerir al menos algo de asesoramiento y educación para el paciente, además del uso constante de la terapia con sonidos.

Si ya entrendés qué es el acúfeno y padecés de esta enfermedad, podés hacer una prueba gratuita del tratamiento.

Acufenometría gratuita